Day 30 – Your favorite song at this time last year

Hipnótica.

  

Day 29 – A song from your childhood

Gracias a mi papá tuve que pasar largas jornadas de mi niñez escuchando Radio Recuerdos (♪ me gusta más ♪), cuyo repertorio de tangos, boleros, carrileras y pasillos terminaron educando mi oído y mi sensibilidad. Incluso en algún momento tuve que pasar unas largas vacaciones en Pereira que sumaron a esta música la escenografía de putas, aguardiente, hombres tristes y bombillos rojos, que hoy todavía marcan mi imaginación.

"Desde que te marchaste" es una de esas canciones a través de las cuales me formé una poética del amor, en un momento en el que ni siquiera me había enamorado por primera vez. Muchas personas hemos llegado al amor por una vía puramente retórica a través de la poesía y la música, y creo que esto nos da una visión muy particular de las relaciones. En mi caso, al menos, me heredó una sensibilidad irónica, algo de cinismo con relación al drama y, sobre todo, una loca propensión a los artificios y a los tropos. Todo esto, evidentemente, es lo que nos termina llevando a algunos al universo dramático más artificial de todos: la ópera.

Desde que te marchaste dormir casi no puedo, 
hay noches que despierto con ganas de llorar, 
sueño con tantas cosas que infunden tanto miedo, 
que prefiero la muerte al dolor de esperar. 

En vano aquella noche te dije que volvieras, 
que si no regresabas sería mi perdición, 
ya ves que de rodillas rogué que no te fueras, 
ya ves que no soporta tu ausencia el corazón. 

Te juro que en mis locos delirios te llamo… 
parece tenerte de nuevo a mi lado… 
he sufrido ya tanto y tanto he llorado 
que el pecho me duele y en vano te he esperado. 

A veces yo te sueño con tanto y tanto empeño 
parece que te veo de nuevo regresar 
pero todo es mentira se destruyó mi sueño, 
mi único consuelo en las noches es llorar.

Ya no tengo el sosiego, siempre estoy intranquilo, 
presiento miles cosas que suelen suceder, 
más bien parezco un loco confuso y sin destino, 
nunca pensé que tanto se amara a una mujer…. 

  

Day 27 – A song that you wish you could play

Soberbia pura, refinada y afirmativa.

  

Day 26 – A song that you can play on an instrument

Este era el día que quería evitar. Tengo que aceptar que, para mi mayor desdicha, no sé tocar en un instrumento ni siquiera el “Happy Birthday”. Mi voz, apenas sirve para dictar conferencias de una manera digna. Nunca aprendí nada de música, en parte por culpa de mis padres y en parte por culpa mía. Así que soy este ser infeliz que ha escuchado miles de artistas, cientos de compositores y todo tipo de tradiciones musicales, sin saber tocar un solo motivo.

Para celebrar mi miseria decidí publicar una canción del viejo Louie Austen. Porque es el anciano que yo desearía ser: con la elegancia vocal de los clásicos y el groovy alegre de los contemporáneos. Un hombre tendido entre los tiempos.

  

Day 25 – A song that makes you laugh

Es una canción llena de un optimismo muy naive y de tontos lugares comunes, pero por ello mismo honesta y sin pretensiones. Simple y radiante, como todo lo bello. Tan cándida que dan ganas de creer, por 3 minutos y 30 segundos, en el amor.

¿Quién no busca un amor
cuando se enfrenta a la soledad?
¿Quién no sueña despierto
y cierra sus ojos a la realidad?
¿Quién es del todo feliz
y no pasó alguna noche sin dormir
por algún amor o alguna ilusión?
¿Quién no estrecha una mano
cuando le ofrecen algo más que amistad?
¿Quién no ha escrito jamás
una carta de amor
que no se atreve a mandar?
¿Quién —no importa la edad—
no tuvo un romance
en un rincón de un portal
y amó bajo el manto
de la oscuridad?

Tarde o temprano
algún sueño se cumple
y pasan los días
sin que el cielo se nuble.
Tarde o temprano
hay alguna razón
para abrir el corazón.

¿Quién, si es suyo el error,
no llama a quien ama y le pide perdón?
¿A quién no le faltó el valor
y colgó el teléfono al oir su voz?
¿Quién nunca lloró por algo
o por alguien que no pudo alcanzar?
¿Quién no es capaz de perdonar?

  

Day 24 – A song that you want to play at your funeral

Esta pieza recoge todas los afectos por los que desearía ser honrado y recordado. En ella todos los motivos se despliegan de manera relajada, levemente triste, dulcemente tranquila. Hay incluso algunas frases que delatan un optimismo gris, casi cínico. Mozart decía que era una sonata ‘fácil’, pero en realidad es bastante compleja, las mismas cualidades por las que quisiera ser recordado.

Quiero que mi muerte sea un hecho sin dramas, sin llanto, sin flores. Apenas un formalismo, una cita para cerrar apropiadamente un proceso. Esta pieza pondría el toque de seriedad y delicadeza, pero también de melancolía y futilidad. Una canción para recordarle a los invitados que son tiempos de sonrisa y sobriedad.

  

Day 23 – A song that you want to play at your wedding

  

Day 22 – A song that you listen to when you’re sad

La repetición… la vida entera… la vida por pedazos…

Day 21 – A song that you listen to when you’re happy

♪ La la la, la la la la la la ♪

♪ La la la, la la la la la la ♪

♪ La la la, la la la la la la ♪

♪ La la la, la la la la la la ♪

  

Day 20 – A song that you listen to when you’re angry

Ante cualquier sentimiento negativo tengo una tendencia natural a buscar la curación. Este es mi pequeño nocturno para sanar.