Night 17. A song you’ve never heard before

Una joya que reposaba hace meses en mi iPod sin que yo hiciera nada al respecto.

Night 16. A song to play in loop while driving from NY to San Francisco

Una cuota más de literalidad. Voy mejorando en mi lucha contra las metáforas.

Night 15. A song you’ve heard in dreams

Es sencillo: llevo 2 años con esta canción como tono de mi alarma para despertar. Comenzar cada día con una dosis de infancia.

  

Night 14. A song to listen to while the wind moves a tree

[…]

  

Night 13. A very short song

Pequeña y triste.

I guess I’m just a fool 
Still dreaming of you 
But the way the story ended 
What else can I do? 

You said I was too good to you 
Too good and too sweet 
Back then you never turned 
bitter and discreet 

Breaking up is always hard 
but this one was harder than the rest 
But in the end I hope I’ll come out well 

I guess I’m just a fool 
What else can I do? 

Night 12. A song for drowning

"Ocean, Ocean I’ll beat you in the end" (Ken Kesey).

Night 11. A song

♫ Fourty days and I miss you… ♫

  

Night 10. A song about the dead

Es sobre alguien que quieres mucho y está muriendo… pero también sobre las relaciones que se están rompiendo, mientras tú no puedes hacer nada más que verlas deshacerse… Es sobre pelear contra la desesperanza… Bah…

You in the dark
You in the pain
You on the run
Living a hell
Living your ghost
Living your end
Never seem to get in the place that I belong
Don’t wanna lose the time
Lose the time to come

Whatever you say it’s alright
Whatever you do it’s all good
Whatever you say it’s alright
Silence is not the way
We need to talk about it
If heaven is on the way
If heaven is on the way

You in the sea
On a decline
Breaking the waves
Watching the lights go down
Letting the cables sleep

Night 9. A song to listen to while traveling on a train

Voces que son como un vientecito vespertino en la cara. Que te traen el mundo a manera de susurros. La delicia de ser libre y solo.

  

Night 8. A song you wished you had written

Daría lo que fuera por poder escribir algún día algo tan bello, real y profundo como esto: “En los vértices del tiempo anidan los sentimientos, hoy son pájaros de barro que quieren volar”. Un bloque de realidad poética como pocas veces escucha uno por ahí. Con toda la dignidad y belleza de la España más lorquiana. Himno de soledad, de viaje y de libertad. Adecuado para los espíritus que buscamos perdernos un poco, para encontrarnos más.

Por si el tiempo me arrastra 
a playas desiertas,
hoy cierro yo el libro
de las horas muertas.
Hago pájaros de barro.
Hago pájaros de barro y los hecho a volar. 

Por si el tiempo me arrastra 
a playas desiertas, 
hoy rechazo la bajeza 
del abandono y la pena. 

Ni una página en blanco más. 
Siento el asombro de un transeúnte solitario.

En los mapas me pierdo. 
Por sus hojas navego. 
Ahora sopla el viento, 
cuando el mar quedó lejos hace tiempo. 

Ya no subo la cuesta 
que me lleva a tu casa. 
Ya no duerme mi perro junto a tu candela. 

En los vértices del tiempo
anidan los sentimientos,
hoy son pájaros de barro que quieren volar. 

En los valles me pierdo, 
en las carreteras duermo. 
Ahora sopla el viento. 
Cuando el mar quedó lejos hace tiempo. 

Cuando no tengo barca, remos ni guitarra. 
Cuando ya no canta el ruiseñor de la mañana. 

Ahora sopla el viento. 
Cuando el mar quedó lejos hace tiempo. 
En los valles me pierdo, 
en las carreteras duermo.